Institucional -> Noticias

Padres y docentes reflexionaron sobre educación emocional y fortalecimiento de valores

02-09-2016
En la Cámara de Diputados de Misiones, el psicólogo social Gastón Ieraci opinó que "la escuela tiene que potenciar lo que los chicos traen de la casa" y consideró que "los pibes están cansados del marco teórico, lo que quieren son hechos, no palabras".
La diputada María Rebollo señaló que el objetivo del encuentro fue “concientizar a docentes y familias acerca de poner en acción valores, no solo declamarlos, que ellos puedan evidenciar de qué manera compartirlos con sus hijos o estudiantes, fundamentalmente la solidaridad, la cooperación y la tolerancia, porque el propósito final, que es lograr una convivencia pacífica, se logra con educación”.

Recordó que “el presidente de la Cámara, ingeniero Carlos Rovira, siempre tiene en cuenta la educación integral, donde lo emocional ocupa un lugar importante, por ejemplo para habilitar espacios de escucha que faciliten la comunicación”.

En representación de Rovira, el presidente del Bloque Renovador, Roberto Chas Roubineau, resaltó el “deseo de transmitir vivencias, pensamientos y conocimientos del disertante, Gastón Ieraci”.

“La familia sigue siendo el eje de la sociedad, y desde el Estado sigue siendo la escuela el espacio social más importante que tenemos”, destacó.

Planteó la necesidad de “rescatar valores para el crecimiento de la sociedad” y manifestó su deseo de que “esa función se pueda hacer desde la Casa del Pueblo”, refiriéndose al Poder Legislativo.

La ministra de Educación, Ivonne Aquino, propuso “mantenernos acostumbrados a este espacio para trabajar sobre los temas que son relevantes, siempre resaltando los valores y lo positivo”.

Agradeció a la Cámara de Representantes, “que mantiene este tema en la agenda para que podamos ver de qué manera modificar nuestros hábitos y mejorar nuestra convivencia”.

Emociones y valores

Gastón Ieraci planteó “el desafío de pensar lo que está pasando en la educación, los problemas con los padres, profesores y alumnos; poner en palabras lo que nos está pasando; y, entre todos, pensar una solución”.

“Pasa por lo emocional y la educación en valores, la escuela tiene que potenciar lo que los chicos traen de la casa, la realidad es que no hay mucha focalización en los valores, porque lo bueno sigue siendo bueno y lo malo sigue siendo malo”, agregó.

“Uno hoy se encuentra con padres de adolescentes que le quieren poner límites a los hijos, o dicen ‘mis hijos ahora no hacen nada’, y cuando te ponés a investigar tiene que ver con límites que les tenían que poner a los tres años y ahora les quieren poner a los quince, nunca hicieron nada y ahora lo quieren hacer retroactivo”, ejemplificó.

“Lo importante es que los pibes están cansados del marco teórico, lo que quieren es vernos hacer lo que le decimos que tienen que hacer, que sean hechos no palabras, el pibe no hace lo que te escucha, hace lo que te ve hacer, serlo y parecerlo”, concluyó.